Hacer pátinas de bronces artísticos.

Hacer pátinas de bronces artísticos.

Xinoxano en pátina verde - Jaume Espí escultura

Xinoxano en pátina verde – Jaume Espí escultura

El post de esta semana va dedicado a la realización de pátinas de bronces artísticos siguiendo las “recetas industriales” que se hacía no hace muchos años, y que perfectamente se podría seguir haciendo (en Jaume Espí escultura las hemos puesto en práctica alguna que otra vez). Las tomamos del “Recetario Industrial” de Hiscox y Hopkins, Editorial Gustavo Gili, 1987.

Sirva como curiosidad del proceso de conocimientos útiles en el sector que nos ocupa.

Para producir cualquier clase de pátina, desde las más ordinarias en el comercio hasta las de tono anaranjado oscuro de los bronces florentinos, se emplea una brocha y pigmentos que varían según el tinte deseado, y que se aplican al metal después de calentado.

Son muchas las recetas no patentadas para producir pátinas, pero lo que verdaderamente importa son los detalles operatorios, residiendo la dificultad en lograr la práctica necesaria.

1. Puede obtenerse un tono oscuro limpiando el objeto y dándole una capa de sulfuro amónico; después de seco se frota con un cepillo o brocha impregnada en grafito y creta. El cobre puede también humedecerse con una solución diluída de cloruro de platino y calentarse ligeramente, o sumergirse en una solución caliente de clorhidrato de antimonio.

Para producir el verde antiguo se emplea una solución compuesta de 200 gr de ácido acético de 8º de concentración, igual cantidad de vinagre corriente, 30 gr de carbonato amónico, 10 gr de sal marina, e iguales cantidades de crémor tártaro y acetato de cobre, con un poco de agua.

Para obtener el bronce de medalla hay varios procedimientos. Por ejemplo, se puede introducir el objeto en un baño compuesto de partes iguales de percloruro y sesquinitrato de hierro, calentando el líquido hasta evaporación y frotando el objeto con un cepillo encerado.

2. Se disuelven 10 partes de nitrato de cobre y 2 partes de sal de cocina en 500 partes de agua y se agrega una solución de acetato amónico obtenido neutralizando 10 partes de amoníaco con ácido acético hasta reacción muy poco ácida, y agregándole agua hasta completar 500 partes. Se sumerge el bronce en este líquido y, después de seco, se frota superficialmente, repitiendo la operación hasta obtener el tono deseado.